Skip to content

Al Compás de la Burocracia.

27 abril, 2010

El tiempo pasa lento en la derruida oficina de correo, de a ratos los espaciados sonidos del llamador de números interrumpen el letargo, una larga hilera de gente espera ser atendida mientras entran y salen con sus pequeñas llaves los dueños de las casillas postales.
Una voz ronca y seca interrumpe el silencio.
-¿Informes?- pregunta un anciano al policía que pierde la mirada y el tiempo en la pantalla del celular.
-No hay informes, qué necesita.
-Quiero mandar una guitarra a Río Turbio- contesta el octogenario, alzando aún más su voz.
El policía lo mira por primera vez y una sonrisa se dibuja en su rostro, parece alegrarlo que su ocio haya sido interrumpido por algo que se convertirá en anécdota.
-Río Turbio, Santa Cruz- continúa el hombre ante la impavidez del oficial.
-Pasé por la caja uno y pregúntele a las chicas.

Camina el hombre los diez metros que lo separan del mostrador a paso lento pero sostenido, está cada vez más cerca de “las chicas”, un grupo de libremente uniformadas empleadas del correo abocadas al mate y los bizcochos con alto contenido de grasas trans.
-Quiero mandar una guitarra a Río Turbio, Santa Cruz- grita el hombre mucho antes de llegar al mostrador, como si quisiera ahorrar tiempo.

La empleada se acerca al vidrio que la separa del buen hombre y se estira hasta dejar su boca cerca del agujero circular calado en el divisor.
-¿Es grande la guitarra?
-Es una guitarra- responde mientras con sus manos intenta dibujar en el aire la forma de una guitarra.
-¿Una guitarra criolla?- insiste la empleada con ínfulas de Luthier.
-Es una guitarra común señorita.

Otro empleado, aparentemente encargado de cebar el mate, se acerca desde atrás, aparta a su compañera y se pone al frente de la situación con la seguridad que destilan los que saben lo que están haciendo.

-¿Y cuánto mide la guitarra…- lanza orgulloso de su lucidez –…en la parte más larga?
El hombre claramente falto de paciencia comienza a ponerse nervioso.

– No sé, algo así- nuevamente se hacen presentes las piruetas intentando dibujar en el aire el contorno del instrumento. Su mano recorre el diapasón y la curva en busca de una descripción que deje tranquilos a los empleados que parecen nunca haber visto una.
-¿Y en la parte más ancha?- interrumpe la primer empleada sin dejar al anciano terminar su dibujo aéreo.

No del todo conformes con la descripción, los empleados recomiendan al hombre proteger la guitarra para el envío.
-Envuélvala en papel madera abuelo.

El hombre parece más tranquilo, finalmente llegó al punto donde se habla del envío y no de la guitarra.
Quizás la senilidad o la mala suerte reclamaron su parte cuando el anciano decide repreguntar.
-¿El estuche?

Los empleados dan vuelta la cara y dejan caer los bizcochos en la mesa como si hubieran acabado de oír algo tan terrible como ser que la empresa iba a privatizarse.

-¡¿Tiene estuche?!- preguntan sobresaltados los dos empleados públicos al unísono.

El hombre baja la mirada resignado, se da vuelta y camina apesadumbrado hacia la puerta, antes de llegar a la salida del local se detiene frente al policía que lo había recibido.

-Dígame Oficial, alguna empresa de micros que venda pasajes para Río Turbio Santa Cruz, por acá conoce Ud.
-Vaya a la estación de Once y pregunte en informes- contesta sin sacar la vista del Tetris.

El anciano continúa hacia la puerta, en el mostrador los empleados retoman la cadencia de su eterna rutina mientras el policía festeja un nuevo récord.
El numerador muestra mi turno, cierro mi libro de notas y me dirijo a la caja cuatro.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: